El bebé pierde peso al nacer: ¿cuánto y por qué?

Cuando nuestro bebé nace, tras un buen rato con mama, con quien hace su primera toma, es medido y pesado para tener una referencia de cual será su evolución.

Es bien sabido que lo habitual a partir de ese momento es que empiece a perder peso. Suena peligroso, suena a error que deba solucionarse, pero es algo prácticamente inevitable y normal que pronto se solucionará (si todo va bien).

Ahora bien, la pérdida de peso tiene un límite y debemos estar atentos de que la situación se revierta, así que hoy vamos a tartar de dar respuesta a dos preguntas al respecto: ¿Por qué pierden peso los bebés y cuánto pueden llegar a perder?

¿Por qué pierden peso?

Hay tres razones principales por la que los bebés, pese a ser alimentados a demanda desde que nacen, pierden peso: La expulsión de meconio: pasadas unas horas desde que nacen los bebés expulsan su primera caca, el meconio, una sustancia viscosa, oscura, pegajosa y hasta podría decir que es dificil de limpiar, resultado de todo lo que el bebé ha ido tragando durante el embarazo. En realidad, las siguientes cacas Tambien serán de un aspecto similar, así que se calcula que el bebé viene con 90 gramos de meconio en sus intestinos que claro, al eliminarlos, hacen bajar el peso del bebé.

Los bebés Tambien orinan: pues sí. No solo hacen caca, sino también pipi, y no solo una vez, sino varias al día. Mediante la orina, y quizas a través del sudor, pierden líquido y peso. Aún comen poco: en el vientre de mama recibía »alimento» constantemente a través del cordon umbilical, pero una vez nace eso se acaba. El bebé esta consumiendo energía solo por el hecho de vivir. Aunque apenas se mueva, aunque duerma, su cuerpo necesita energía, y al principio no comen demasiado. Si el bebé es amamantado estará tomando calostro, que es una sustancia muy importante para el bebé por su composicion, pero que le llega en poca cantidad. No es un error, debe ser así. El estómago del bebe esta recibiendo alimento por primera vez y en el momento de nacer empieza a colonizarse con la flora que recibe en sus primeros contactos con el exterior y que le ayudarán a digerir lo que coma. Al principio tiene que comer poco (pero a demanda, la naturaleza ya se encargará de ello). Si esta tomando leche artificial no tendrá calostro,pero la norma es la misma: un recién nacido no puede tomar más de 10 ml por toma el primer día, así que no será suficiente para evitar la pérdida de peso.

¿Cuánto peso pierden?

Esta es una pregunta dificil de responder, porque algunos pierden muy poco y otros mucho. No hay una única respuesta, así que temenos que hablar de un rango, un porcentaje de peso que se considera normal. El problema es que aún no se sabe cuánto es ese porcentaje.

Se suele decir que lo normal es que pierda entre un 5% y un 7% del peso del recién nacido, aceptandose como límite un maximo del 10% (si nace con 3,200 kg, que pierda 320 gramos). Algo así como el momento en que llegue al 7% sabemos poner especial atención para evitar que llegue al 10%. Si llega al 10% es que no lo hemos sabido resolver. Es decir, habría que intentar no llegar a ese 10%, porque si llegas entonces hay que correr. Vamos, solucionarlo sí o sí. No Podemos hacer pruebas y encontrarnos con que al Volver a pesarlo ha llegado ya al 11% o 12%.

¿Que por qué digo que no se sabe bien cual es ese porcentaje? pues porque recientemente se ha realizado una nueva revision de estudios sobre ese tema y no se puede decir que la conclusion sea clara. Hablo de un ánalisis de estudios en los que se valora el peso de los bebés nacidos a término, sanos y alimentados de forma exclusive con leche materna.

En dicha revision vieron que la pérdida de peso promedio de estos bebés varió de entre 3,79% a un 8,6%, y que el punto en el la mayoría de los niños habían perdido el mayor peso se produjo entre los 2 y los 4 días después del Nacimiento. A partir de ese momento empezaron a ganar peso.

Sin embargo, evidenciaron defectos metodológicos significativos en la investigación: algunas en la recopilación de datos, falta de documentación del tipo de alimentación de los bebés, muestra insuficiente de bebés alimentados exclusivamente con lactancia materna, bebés que perdieron más peso que salieron del estudio, etc. Concluyeron que se necesitan estudios clínicos bien diseñados que aborden estas limitaciones.

Vamos, que nuevos estudios bien realizados podrían arrojar cifras diferentes y por eso, a falta de información más fidedigna nos seguiremos moviendo en las cifras que hemos comentado. Una pérdida maxima del 7-8% y a partir de ese momento valorar muy bien el camino a seguir para intentar no sobrepasar el límite, la línea roja, que supone perder un 10% del peso.

¿Actuar? ¿Darle biberón?

Actuar es hace una valoración y seguimiento urgente y a conciencia. Valorar la la toma para ver si hay un problema de posición (mala posición, dolor al mamar, grietas en la madre, pezón que queda deformado tras la toma, etc.). Ver cómo mama el bebé, qué hace, si se duerme enseguida, si tras dormirse enseguida pide otra vez llorando o descansa un rato, si esta haciendo caca, de qué color es la caca, si el bebé tiene un frenillo sublingual o retronagtia, si la madre puede tener algún problema hormonal que esté afectando a su producción, si le está dando a demanda, de manera frecuente, si el parto fue bien, si tuvo alguna hemorragia, si fue por cesáarea y hubo separación, si le han dado chupete, si le han dado algún biberón, si…

Y en base a todos estos datos, actuar. promoviendo quizas la extración de leche para aumentar la producción y suplementar al bebé con jeringa (dedo-jeringa), dándole quizas leche artificial, también con jeringa, para evitar que siga perdiendo peso mientras se buscan soluciones, etc. Lo que haga falta para conseguir que el bebé gane peso mientras se ayuda a la madre a dar el pecho, si es lo que quiere.

Leave a Reply