Los padres decidieron desconectar a su bebé enfermo y sucedió lo inexplicable: luchó para vivir.

Siempre es bonito escuchar, de entre todas las noticias horribles que suceden a diario, esa que da un poco de esperanza y que te hace sentir mejor, y más si hablamos de un bebé que luchó por vivir de manera intense que rompió con todos los esquemas.

Es el caso de un bebé que poco después de nacer contrajo meninjitis, una infección del cerebro que le dejó en una situación muy frágil. Tanto, que un escáner cerebral acabó por dictaminar que el bebé seguía con vida gracias a los aparatos, pero que su cerebro estaba ya muerto. Los padres tuvieron que tomar la dura pero lógica desición de desconectar las máquinas y sucedió lo inexplicable: el bebé luchó tanto que empezó a respirar.

Harrison Ellmer ya tiene tres años

El nombre del bebé es Harrison Ellmer y cayó enfermo en enero de 2013, cuando sus padres apenas habían empezado a disfrutar de él ni a acostumbrarse a eso de ser uno más. Ingresado en el hospital, lleno de tubos, sondas, cannulas y medicación, llego al punto de ser considerado »clínicamente muerto».

Una vez desconectado, esperaban que Harrison fuera yéndose poco a poco y sucedió lo que nadie esperaba: empezó a respirar por sí mismo. Esto desconcertó a todos y, obviamente, hizo que los médicos volvieran a volcarse en él.

»No hablará ni caminará»

La alegría contagió a todos, pero los médicos advirtieron a los padres de que probablemente nunca llegaría a caminar ni hablar. No fue una noticia agradable, pero estaban tan agradecidos de que siguiera vivoque cada día se lo tomaron como un regalo.

Pero caminó, y ellos no lo podían creer, de igual modo que quedaron sorprendidos cuando también empezó a hablar. Es más, ha ido progresando igual que cualquier niño, hasta el punto que nadie diría que una vez, los médicos lo dieron por muerto.

Los niños, esos pequeños héroes

Ayer fue el Día Mundial del Prematuro y en ese día se da visibilidad a los bebés prematuros, por los luchadores que llegan a ser, sobreviviendo muchos por encima de la lógica. El caso de Harrison no es igual, porque no es prematuro, pero sí similar porque desafió a la medicina y no solo sobrevivió, sino que ha salido Adelante como un niño normal. Dicen los papas que tiene un poco de sordera en un oído y una leve parálisis en uno de los lados, pero que no se aprecia a simple vista. ! Bravo Harrison !

Leave a Reply